Violencia de género, la nueva epidemia del siglo XXI

La violencia de género está presente en cualquier segmento social, sin tener en cuenta raza, etnia, grupo religioso o clase

A la nueva epidemia del siglo XXI se la conoce por el nombre de Violencia de Género. La padecen las mujeres y son sus parejas sentimentales quienes de forma descontrolada ejercen sobre ellas una fuerza brutal, hasta llegar a anular su personalidad.

foto-presentacion-violencia

Para muchos, la violencia de género es un problema de clases sociales, a veces cultural o religioso. Sin embargo, los organismos internacionales afirman que esta lacra está presente en cualquier segmento social, sin tener en cuenta raza, etnia, grupo religioso o clase. Es evidente que hay miles de factores externos que pueden influir directamente hasta aumentar la posibilidad de sufrir malos tratos, pero al fin y al cabo, el origen del conflicto es siempre el mismo: el machismo enfermizo e irracional que aún persiste en una parte importante de nuestra sociedad.

Podemos afirmar que casi el 100% de las víctimas necesitan ayuda psicológica a través de terapias que se prolongan entre 12 y 24 meses. Aún así, en muchos casos las  secuelas no desaparecen. Otro dato escandaloso es que para las mujeres de entre 15 y 44 años, la violencia de género es la primera causa de reducción de esperanza de vida, por encima de las guerras, el cáncer o los accidentes de tráfico. Por no hablar de la pérdida de calidad de vida.

Alares®, con las víctimas de la Violencia de Género

Las estadísticas revelan que entre un 35% y un 40% de las mujeres que viven con sus parejas sufren violencia de género, ya sea física o psicológica. Estos datos nos permiten afirmar que son miles las mujeres que “viven” en un entorno de inseguridad, de miedo o incluso bajo amenaza de muerte.

En Alares®, expertos en asistencia familiar, consideramos que la violencia de género es una cuestión que nos afecta directamente a todos, que por desgracia forma parte de la sociedad en la que vivimos y que no solo se trata de un problema doméstico. En este preciso instante, puede haber una víctima sentada junto a tu mesa de trabajo, viviendo en la casa de al lado, o incluso dando clases a tus hijos. 

El PROGRAMA Alares® : “CONTRA LA VIOLENCIA DE GÉNERO” nace con el objetivos de desarrollar una extensa campaña de concienciación en las empresas preocupadas y sensibles a estas situaciones, cuyo  fin es, en primer lugar, prevenir desde los entornos de trabajo estas situaciones a través de la formación e información para toda la plantilla, tanto hombres como mujeres, y, en segundo lugar, implementar un programa asistencial y anónimo para aquellas personas empleadas de las empresas que sufran o sientan riesgo de sufrir Violencia de Género.

De acuerdo con lo establecido en el Artículo 48 de la Ley 3/2007 para la Igualdad Efectiva entre Mujeres y Hombres, es responsabilidad de las empresas promover unas condiciones de trabajo que eviten el acoso y arbitrar procedimientos que prevengan y den cauce a las denuncias por violencia de género. En la mayoría de los casos, las víctimas viven escondidas y avergonzadas, por lo que en ningún caso se plantean pedir ayuda en su lugar de trabajo. Esta es una de las razones por las que el Programa Asistencial de Alares es totalmente anónimo. Es evidente que se trata de cuestiones muy personales y donde el derecho a la privacidad del empleado está por encima de cualquier cosa. No obstante, el ámbito laboral puede ser un buen lugar para comenzar a superar el miedo y donde poder encontrar apoyo, tanto jurídico, como psicológico.

Puesta en marcha del Programa Alares®

Gracias al Programa Alares®: Contra la Violencia de Género, empresas como Sanitas ofrecen a sus más de 3.000 empleados y empleadas asistencia 100% profesional. El objetivo es prevenir y, en su caso, ayudarlas a superar esta situación traumática si se diera.

El Programa Alares® se organiza en varias fases:

  • La primera y más importante de las medidas es la Prevención que a través de guías formativas y sensibilización a cerca de la violencia de género, pretende ser el punto de partida para evitar dicho problema.  
  • En segundo lugar, la puesta en marcha de un servicio 24 horas de atención directa y anónima a las víctimas, con asesoramiento psicológico, jurídico y social. 
  •  También podrá disponer del servicio de control  y vigilancia 24 horas, con localización geográfica GPS o LBS/GSM a través de equipos tecnológicos adecuados, siempre que la persona asi considere.

 Situación legal actual

Las autoridades, alertadas por el gran incremento de casos de violencia de género, se han visto en la obligación de legislar y ofrecer a las víctimas un marco legal que las proteja. Para ello, ha aprobado la Ley Orgánica 1/2004 de 28 de diciembre de Medidas de Protección Integral contra la Violencia de Género, que junto a un equipo de Tribunales Especiales para la gestión de denuncias son las herramientas para la mejora de los procesos judiciales.

A pesar de todos los esfuerzos, los datos siguen siendo escalofriantes. Alrededor del 10% de las mujeres españolas sufren maltrato por parte de sus parejas, según estimaciones oficiales. La mayoría de ellas dependen económicamente de sus parejas y no pueden abandonar el hogar familiar. A esto, debemos sumar la presencia de hijos, que en muchos casos sufren las consecuencias y pueden incluso generar un sentimiento de odio hacia sus padres, el agresor y la víctima, culpabilizándolos de la situación. No debemos olvidar que los hijos también son víctimas del maltrato y que por lo tanto hay que protegerlos con la ley. Las empresas, en este campo, pueden hacer una gran labor preventiva y asistencial, no solo por obligación legal sino muy especialmente por su Responsabilidad Social Empresarial.

He visto un vídeo en You Tube relacionado con este tema que me ha gustado bastante. Lo copio a continuación para que lo puedas ver y escuchar:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *