I Premios Nacionales ADiReLab – Alares sobre relaciones laborales

Queridos amigos,

Quiero compartir con vosotros algo que me hace mucha ilusión. Desde Alares, y de manera conjunta con ADiReLab, hemos organizado los PRIMEROS PREMIOS  ADiReLab – Alares, con el fin de apoyar la labor de todos los profesionales de Relaciones Laborales como agentes que favorecen la calidad de vida en el trabajo y la competitividad empresarial.

Sensibilizados con la Responsabilidad Social, con el fin de dar visibilidad al espíritu humano de los profesionales de Relaciones Laborales, y las acciones que llevan a cabo los Directivos de Relaciones Laborales, en pro de mejorar la Calidad de Vida de nuestra sociedad,  hemos decidido convocar la primera edición de estos Premios Nacionales.

Estos I Premios Nacionales tienen como fin: poner en valor el espíritu solidario de los profesionales de Relaciones Laborales, y reconocer la importancia de la gestión de las relaciones laborales en el campo empresarial.

Mejor trayectoria profesional y reconocimiento a la acción más relevante de Relaciones Laborales y Responsabilidad Social 

Se establecen dos candidaturas: mejor trayectoria profesional y reconocimiento a la acción más relevante de Relaciones Laborales y Responsabilidad Social en el campo de la Conciliación de la Vida Laboral, Personal y Familiar y la Gestión de la Diversidad.

Todas las propuestas podrán presentarse hasta el 2 de noviembre de 2018, fecha en la finaliza la recepción de candidaturas a las 12:00h. El comité técnico evaluador será el encargado de valorar todas las propuestas, que serán presentadas al jurado compuesto por Dª. María Emilia Casas Bahamonde; D. Manuel Pimentel Siles; D. Javier Benavente Barrón, Dª. Montserrat Mateos y D. Jordi Garcia Viña.

Los premiados se darán a conocer en el Congreso Anual que celebra ADiReLab , el próximo 13 de noviembre. 

Accede a las bases 

ALTA DE CANDIDATURAS Formulario

Damos pequeños pasos hacia la mejora de la conciliación

conciliación
conciliación

Infojobs realiza cada año con ESADE un estudio sobre el Estado del Mercado Laboral. Esta vez, pone de manifiesto que la conciliación está mejorando y cada día está más presente en las empresas. Tras la elaboración de ese informe basándose en la respuesta de más de 1.000 compañías, han demostrado la mejora en materia de conciliación que se está dando en los últimos años. Esta tendencia más que positiva, nos muestra el punto de responsabilidad y compromiso que está apareciendo en las empresas.

Las compañías que han implantado medidas de conciliación laboral ya son el 58%. Aún queda mucho por hacer, pues el dato debería ser del 100%, pero la tendencia al alza nos hace tener una visión positiva.

Más de la mitad, concretamente el 54%, aporta permisos para sus empleados y empleadas para acompañar a sus familiares al médico, mientras que tan solo el 28% dispone de días de asuntos personales.

La conciliación es diferente en empresas grandes y pequeñas

De nuevo existen diferencias importantes entre las medidas tomadas por las grandes y las pequeñas empresas, puesto que solo el 22% de éstas últimas aplica el horario intensivo los viernes, frente al 62% de las de mayor tamaño. En contraposición, son las medianas y pequeñas compañías las que optan por la flexibilidad horaria en un 83%, mientras que esta medida se toma en el 76% de las grandes.

El servicio de guardería, la jornada intensiva los 365 días del año y el teletrabajo son las medidas más difíciles de aplicar para todas las empresas. Aún así, la tendencia es muy positiva y cada día la lucha por los derechos de los trabajadores y trabajadoras para poder equilibrar su vida personal y laboral está dando sus resultados.

El análisis de la conciliación, tanto de manera interna en nuestra propia empresa como en el entorno, es necesario para encontrar los puntos de mejora. No debemos olvidar que sigue siendo un derecho por el que luchar, ya que muchas de las necesidades de las familias y de la sociedad siguen esperando una respuesta.

Desde Alares, luchamos para que la conciliación real llegue igualmente a todas las personas y a todos los hogares. Nuestro objetivo es que los porcentajes de medidas de conciliación tomadas por las empresas, sean del tamaño que sean, lleguen al 100%.

 

La experiencia de compra y la RSC: importantes sea cual sea el perfil del consumidor

experiencia de compra
experiencia de compra

Con la entrada en el último cuatrimestre del año y el comienzo de una nueva etapa para muchos, analizamos un 2018 que nos está dejando datos positivos sobre la mesa. La publicación de nuestro último informe compara los dos estudios que hemos realizado durante este año, el Índice de Medición de Clientes y el Índice de Medición de Empleados y Empleadas. Este análisis responde a la pregunta de cuáles son las diferencias del comportamiento de compra entre los colaboradores de las empresas y los consumidores.

La conclusión más evidente es que, cuando un cliente tiene experiencia como empleado o empleada en una compañía y vive el día a día de ésta, es más exigente.

Las cifras que más similitudes guardan de los dos estudios son las que tienen que ver con la decisión de compra de las personas. Más del 80% de media afirma que el precio cada vez es menos importante, dando paso a la Experiencia de Compra. 8 de cada 10 consumidores de ambos estudios declaran que la Responsabilidad Social Corporativa también influye en gran medida en sus decisiones a la hora de elegir una marca u otra.

Las diferencias importantes se dan tras la Experiencia de Compra. Los empleados y empleadas son más drásticos cuando el momento de adquirir un producto ha supuesto una vivencia negativa, pues el 89% no repite con esa marca, frente al 63% de los clientes. En cambio, cuando ésta es positiva, son más los trabajadores y trabajadoras que recomiendan la firma, posiblemente, porque conocen el poder del boca a boca para las organizaciones.

Los que viven el día a día de las empresas son más exigentes

La principal conclusión a la que llegamos con este estudio es que sí hay diferencias en la toma de decisiones y en la experiencia de compra, dependiendo si tenemos en cuenta el perfil del consumidor como empleado y empleada o simplemente como cliente. Lo que más destaca es que los trabajadores y trabajadoras son más exigentes, pero también más comprensibles: sus decisiones son más drásticas, pero se preocupan por comunicar los atributos positivos de las marcas.

Además, la RSC es un punto a destacar ya que para los empleados y empleadas es un poco más importante que para los clientes, quizá porque sientan el compromiso que las compañías deben tener con la sociedad.

Analizar el mercado y las necesidades de las personas es muy importante para dar respuestas reales a sus vidas. Aportar valor en el día a día de la gente hará que tu compañía marque la diferencia y por ello, hay que estar pendiente del comportamiento de todos los perfiles. Este año, nuestros estudios han demostrado que el precio está pasando a un segundo plano, dando paso a la Experiencia de Compra y a la Responsabilidad Social Corporativa.

Como es lógico, ofrecer productos y servicios de calidad a precios competitivos siempre será un punto clave, pero la implicación de las organizaciones con la sociedad es algo cuya demanda es cada vez mayor.

Accede al informe 

Hoy en día la cultura emocional en las empresas es más necesaria que nunca

Varios estudios nos han demostrado que la motivación de los trabajadores y trabajadoras y el compromiso que tienen éstos con las metas de la compañía es crucial para que todo vaya por el camino correcto. El 89% de compañías piensan que los empleados y empleadas se marchan a otro puesto por un incremento de sueldo, pero la realidad es que solo el 12% de éstos admiten que reciben una mayor contribución en su nuevo trabajo. Este dato nos demuestra que es un error creer que el salario es el factor decisivo a la hora de elegir entre una empresa u otra.

Según Edenred, el 77% de personas afirman que, si se sintieran más reconocidas por sus logros, se involucrarían más en alcanzar los objetivos de la empresa. Además, el 60% de éstos afirman que lo que más les motiva son los programas de beneficios sociales e incentivos. No obstante, según un estudio de Gallup, tan solo el 13% de trabajadores y trabajadoras se sienten reconocidos por sus superiores.

Las empresas deben darse cuenta de la importancia del capital humano

Según el último informe del IESE Business School y Meta4, humanizar el trabajo es la estrategia clave para motivar a los empleados. Crear una cultura empresarial basada en lo emocional, para que a su ven implique a las personas en lograr unos objetivos que todos los colaboradores comparten, es el factor que hará que tu empresa alcance el éxito.

El mismo estudio reafirma la necesidad de implantar diferentes técnicas en las empresas para lograr que sus colaboradores se sientan felices en sus puestos laborales y como consecuencia, que cuenten con la motivación que necesitan para dar lo mejor de sí mismos. La gestión de la diversidad, la ética laboral y las ayudas a la conciliación, son ejemplos de estrategias que, como ya hemos demostrado, son poderosamente efectivas para lograr incrementar la productividad de nuestra empresa y el sentido de pertenencia de sus integrantes.

Todos estos datos nos muestran la importancia que la cultura emocional tiene en nuestra empresa. Basándonos en valores y dando importancia a la vida de las personas, conseguiremos aportar un valor real a sus vidas. De esta manera, conseguiremos dar motivos suficientes para que nuestros colaboradores se movilicen hacia los objetivos que tiene la organización.

 

Diferencias entre la experiencia de compra por parte de clientes y por parte de empleados

Experiencia de compra. En otras ocasiones he comentado la importancia de realizar estudios periódicos con sus respectivos análisis teniendo en cuenta nuestro entorno más cercano. En mi opinión, no es necesario irse lejos para recopilar datos: a nuestro alrededor tenemos una gran cantidad de conocimientos que podemos utilizar para establecer nuestros planes de acción. Además, no basta solo con realizar los estudios, también hay que compararlos y observar si hay cambios, aunque sean mínimos, de una fecha a otra o de un tipo de colectivo a otro, ya que esta información puede ser muy valiosa.

En diciembre del año pasado llevamos a cabo un estudio que analizaba las respuestas de colaboradores internos de Alares con respecto a su experiencia de cliente. Este año, hemos repetido el cuestionario, con la diferencia de que esta vez se ha repartido a empleados y empleadas de empresas que ofrecen servicios para la conciliación prestados por Alares. Esto nos ha permitido llegar a conocer si hay discrepancias, comparando un informe con otro, entre la experiencia de compra de las personas como clientes, y de las personas en calidad de trabajadores y trabajadoras.

La comparación de los informes demuestra que los empleados y empleadas son más exigentes

La principal conclusión a la que llegamos con la comparación del IMCA (Índice de Medición de Clientes, elaborado por Alares) y el IMEA (Índice de Medición de Empleados, elaborado por Alares) es que en este segundo son más exigentes. Los encuestados que han tenido en cuenta su experiencia como integrantes de empresas a la hora de responder, son más drásticos cuando han realizado una compra y esta situación ha sido negativa. El porcentaje de personas que no vuelven a pisar ese establecimiento es un 30% más alto en empleados y empleadas que en clientes.

En cambio, cuando la experiencia de compra ha sido positiva, el porcentaje más alto de recomendación a amigos y familiares es el de los trabajadores y trabajadoras, posiblemente, porque conocen el poder del boca a boca al trabajar detrás de una compañía.

En cuanto a los elementos que envuelven la experiencia de compra, el precio pasa a ser un factor secundario por detrás de la Responsabilidad Social Corporativa, característica realmente importante para ambos colectivos. Es ligeramente mayor en el IMEA, puede que porque los empleados y empleadas se sienten comprometidos con la sociedad y creen que las empresas para las que trabajan deben aportar valor en ésta.

Con la comparación de ambos estudios, nos ha sido posible reafirmar lo que ya sabíamos: que el compromiso con la sociedad por parte del entorno empresarial es el elemento más importante hoy en día para las personas a la hora de adquirir un producto o servicio. Las organizaciones debemos ser capaces de dar respuesta a las tendencias y a las demandas de la sociedad, pues tenemos que ser conscientes del gran impacto que tenemos sobre ella.