Emoción y compromiso en la decimosegunda Gala de los Premios Nacionales Alares

Un año más, profesionales, empresas e instituciones nos acompañaron en una celebración donde se dio voz a los que luchamos mano a mano por la conciliación, los derechos de las personas con discapacidad en el mercado laboral y la diversidad. Con sus prácticas son un ejemplo a seguir por el resto del sector, ya que se esfuerzan diariamente por lograr una sociedad más justa, igualitaria y equilibrada. Por ello, el objetivo de la gala de los Premios Nacionales Alares es reconocer su trabajo y esfuerzo. Y el pasado 20 de junio lo conseguimos. Se vivió un ambiente comprometido con la sociedad y con los derechos laborales de las personas con discapacidad.

Vivimos momentos emocionantes. María Pilar Díaz, Secretaria de Estado de Servicios Sociales, nos habría los ojos ante el hecho de que fuera más notoria la discapacidad con la que cuenta, que su extensa formación en Políticas Sociales. Y Mar Aguilera, Directora General de la Fundación Alares, nos llegaba al corazón compartiendo su experiencia y manifestando la gran importancia que tienen tanto las relaciones personales como las laborales ante una situación adversa.

Conciliación y productividad van de la mano

En el transcurso de la ceremonia, todos los asistentes estábamos de acuerdo en el gran impacto que tiene la Conciliación en la vida de todas las personas. Pero no es solo nuestra opinión, lo demuestran los datos que se pusieron sobre la mesa. El 64% de los españoles sacrificaría parte de su salario económico por felicidad en el trabajo, es decir, la mayoría de personas eligen estar a gusto en su empresa por delante del dinero. Y probablemente, algunas de las personas que cambiarían dinero por felicidad, forman parte de los 820.000 trabajadores diarios que no acuden a su puesto laboral de manera injustificada.

Todo esto nos indica la gran importancia que tiene la Conciliación en la sociedad: primero por el impacto en la felicidad de las personas, y segundo por el coste que supone al sector el absentismo producido por la falta de ésta (que ronda los 13.000 millones de euros).

El problema de la falta de tiempo

Durante los 12 años que llevamos celebrando estos premios hemos conseguido avanzar en materia de conciliación, pero también se están dejando ver las consecuencias negativas del envejecimiento de la población y de que hoy en día tengamos la tasa de natalidad más baja que se ha visto en 40 años en la historia de España. Cada vez hay más personas mayores que necesitan cuidados, y que no podemos atender si no contamos con servicios de conciliación y ayudas por parte de la empresa para la que trabajamos. Además, cada vez se tienen menos hijos por la falta de tiempo y de recursos.

Para solucionar el escenario al que nos enfrentamos, todas y cada una de las compañías, sean del tamaño que sean, deberían poder ofrecer a sus trabajadores servicios para que logren una armonía entre su vida personal y laboral, dando la atención que necesitan a sus mayores y contando con recursos para formar una familia. Por desgracia, muchas PYMES no tienen la misma facilidad, y por ello en la Gala también hicimos un llamamiento a las Instituciones para que nos ayuden con medidas fiscales aceleradoras, a avanzar en materia de conciliación, pues es un bien para todos y que, a corto plazo trae beneficios para las empresas, pero a largo plazo, pone solución al envejecimiento del país.

La diversidad nos da una lección de vida

Pero no todo iban a ser datos negativos. En materia de Diversidad en las empresas estamos logrando un gran avance, y las organizaciones premiadas son ejemplo de ello. Hace 11 años, solo había un 0,88% de contratación de personas con alguna discapacidad. Hoy en día hemos llegado al 1,34%.

Aunque aún queda mucho por hacer, encontrar datos positivos y de mejora en estos 12 años, nos hace ver que nuestro trabajo no es en vano. Nuestro Centro Especial de Empleo es partícipe de ello, que con su iniciativa Desarrolla_T, colabora en que personas con grandes discapacidades se introduzcan en el mercado laboral. En la celebración tuvimos la suerte de contar con la presencia de Ricardo, una persona más que cualificada para desempeñar su labor en el Centro, y que nos emocionó a todos con su sinceridad: “gracias a lo que he observado de mis compañeras, haciendo entrevistas y sobre el conocimiento que he adquirido de una empresa, podría utilizarlo como apoyo para conseguir un trabajo”. Con sus declaraciones nos demostró a todos los presentes lo importante que es para personas que cuentan con algún tipo de discapacidad, que se les facilite la entrada en el mercado laboral.

Os animo a ver el vídeo .

Blockchain, Criptomonedas y Financiación Alternativa de proyectos

La semana pasada organizamos un nuevo  encuentro con Directivos/as que se encuadra dentro del ciclo “Estrategias 2020: Tendencias del Mercado y su Influencia en la Competitividad Empresarial del Club Alta Dirección.

Contamos con dos ponentes de primer nivel,  Salvador Casquero, y Antonio García-Urgelés, ambos fintech con dilatada experiencia en el sector financiero y conocimiento de las nuevas tecnologías, quienes nos hablaron sobre Blockchain, Criptomonedas y Financiación Alternativa de proyectos.

Estos conceptos generan un gran desconocimiento por lo que se centraron sobre todo en definir todos ellos y que me gustaría compartir con vosotros.

¿Qué es el Token y qué es el blockchain?

El Token es una unidad de valor emitida por una entidad privada y soportada por un protocolo de blockchain y hay dos tipos: los token te pueden dar un derecho de uso o adquisición o simplemente para percibir algo tangible (utility) o derechos económicos (security)

El Blockchain es un sistema de registro distribuido donde las transacciones son validadas y almacenadas de manera transparente y segura por una comunidad de usuarios sin la necesidad de una autoridad central de supervisión. Este sistema tiene diferentes implicaciones: por un lado, se puede mejorar la eficiencia y la reducción de costes: eliminar intermediarios y mejorar procesos de negocio y, por otro, innovar y desarrollar nuevos mercados.

La falta de un marco legal sigue siendo una barrera

En efecto, existe una gran dificultad para regular estos temas que reside en el carácter global y ubicuo de esta nueva forma de financiación.

Como conclusión principal, entre otras, se comentó cómo la falta de un marco legal para las ICOs, y en general para esta nueva forma de gestionar capitales y de hacer “trueque digital”, continúa siendo una barrera importante para muchas empresas emergentes en España/UE.

En el encuentro se dio respuesta a muchos más conceptos y sirvió para aterrizar todos ellos, muchos grandes desconocidos para algunos de los asistentes.

A través de una presentación amena y muy visual los ponentes nos adentraron en este nuevo mundo que nos abre un inmenso abanico de oportunidades.

 

Oportunidades y riesgos para la empresa

LA DIFERENCIA VA A SER CÓMO TRATES A LA PERSONA Y QUE TIPO DE EMOCIÓN SEAS CAPAZ DE ESTABLECER

El pasado 25 de enero, dentro del ciclo de encuentros “Estrategias 2020: Tendencias de mercado y su influencia en el mercado actual”, celebramos una cena privada en Club Financiero Génova.
Emma Fernández, Consejera en SopraSteria y otras compañías tecnológicas, nos habló sobre cómo el Cloud no solo es cuestión de Tecnología, sino también de Impacto y Oportunidades para las empresas.
Emma puso de relieve cómo ha desarrollado la capacidad de “Siempre mirar hacia delante, siempre buscar tendencias y nuevos modelos de negocio”.
Su objetivo siempre ha sido compartir como ve las cosas que están pasando en la realidad, una mezcla de tecnología, nuevos modelos de negocio y nuevas formas de hacer.
A veces como Directivos nos vamos encontrando que la generación y creación de valor se mueve hacia otros sitios en el mercado y creo que es bueno reflexionar porqué se mueve hacia esos sitios y porqué hay empresas a las que se le está dando tanto valor.
Un valor que a los que hemos estado en el negocio tradicional nos llama mucho la atención, matizaba.
Durante toda su intervención magistral, Emma ha generado un interesante debate con los asistentes.
¿Cuál creéis que es el cambio fundamental que se está dando en nuestra sociedad?
Para Emma lo fundamental de esta trasformación son las personas.
“Tenemos una proyección de 9 mil millones de personas, esto significa que nunca antes en la humanidad ha habido mil millones de personas con formación superior conectadas por la tecnología y compartiendo información. Lo esencial es la cantidad de inteligencia compartida que hay en este momento en nuestro planeta”. Este es el elemento fundamental que hace que aparezcan formas nuevas de compartir, a partir de nuevos modelos que no tienen nada que ver con las cadenas de creación de valor tradicionales.
Están muy de moda las curvas exponenciales, pero es cierto que a esos miles de millones de personas tenemos que añadir los miles de millones de dispositivos que recogen muchísima información y conocimiento, y nos dan la posibilidad de tener cada día un número de datos enorme.
La inteligencia artificial de la que hablamos ahora se parece mucho más al ser humano, porque todos tomamos decisiones sobre la información que tenemos en base a lo que hemos aprendido. Con esas ideas y esos datos inferimos comportamientos o tomamos decisiones.
Hay correlaciones estadísticas que al tener millones y millones de datos se parecen mucho más a la realidad, por eso se está pudiendo utilizar de una manera distinta y con resultados diferentes a como se utilizaba antes.
A esto, añadimos el despliegue de las redes de telecomunicaciones y la reducción de unos precios que hace 10 años eran impensables, y tenemos una capacidad de interconexión tremenda. Si el core de tu negocio es intermediar entre algo que se produce y el consumidor, a la larga tu sector va a cambiar de una forma espectacular, porque no hay nada que haga mejor la tecnología que intermediar. Conecta consumidores, productores… de hecho, las plataformas que han supuesto una verdadera transformación tienen que ver con esto.
Por ejemplo en el mundo de la música, no nos acordamos de lo famosas que eran las discográficas. Los músicos han obtenido siempre su beneficio de los conciertos y esa es la situación a la que volvemos, ya no se gana el dinero de la música ni de los discos que compramos, se gana de los conciertos y probablemente los agentes de la música que quedan hoy no tienen nada que ver.
Con la TV sucede lo mismo. La TV tradicional está limitada a unos segmentos de edad bastante concretos. Una parte importantísima ve la TV en streaming, no ve los canales que se transmiten en directo. El otro elemento que permite la tecnología y estamos hartos de oír hablar es Uber o Airbnb, pero es otra vez una forma de intermediar entre clientes y recursos que están ociosos en plataformas.
Muchas de ellas han ido naciendo en los negocios menos regulados o donde el productor tenía muy poco poder, pero vemos que otros en los que sí tiene mucho poder también se están viendo afectados.
Otro ejemplo son los bancos. Hoy en día dicen: yo tengo los clientes. El que hoy en día tiene el cliente tiene el poder, pero el problema es que los perfiles de los clientes que tienen otras nuevas formas de negocio y que son su competencia son muy distintos.
Ahora existe un perfil de cliente que apuesta por una economía colaborativa, que comparte coche, no lo compra, que comparte piso… y que tiene unas formas de gestionar su modo de vida que no tiene nada que ver con perfiles de los clientes de hace años.
Entonces, en este sentido, uno de los elementos importantes en planificación estratégica es mirar la evolución del perfil del cliente y su perfil socio económico. Si estás pensando en cómo va a ser de sostenible tu compañía en los próximos años esto es muy importante, ya que sino capturas a tu cliente en un momento determinado difícilmente lo vas a capturar en un futuro.
Otro tema importante que tiene que ver con el Cloud es la cantidad de veces que el cliente interactúa con la web o la plataforma, que le proporciona el bien o el servicio.
La cantidad de veces que un usuario interactúa con una página web antes de comprar es espectacular, todas son exponenciales y todas requieren tener más capacidad de almacenamiento de datos.
Este es uno de los puntos donde el Cloud va a transformar el perfil de cómo es la informática y como va a ser en el futuro.
La nuevas empresas tienen nuevas infraestructuras que transforman el sector de las IT, porque la forma de desarrollar aplicaciones ya no es de muchas personas haciendo cosas a medida, sino reutilización de software, lanzamiento de aplicaciones…

La realidad de la tecnología no es solo la tecnología en sí misma sino como la utilizas. La batalla está en la mente del consumidor.
¿Qué hace Amazon o Netflix para poder ir tan rápido?
En Netflix lo que cambian de una manera rapidísima es al equipo directivo y a las personas. Y desgraciadamente, a cada uno de nosotros, lo que más nos cuesta es cambiar.
Las organizaciones cada vez son menos jerárquicas y lo que hacen mucho es la prueba de concepto: el producto mínimo viable. La mayor parte de las empresas tradicionales hacen el proyecto completo, y cuando lo va a sacar el mercado no tiene nada que ver con su análisis inicial del proyecto. Sin embargo, cuando el modelo es más de startup, es más rápido. Este tipo de empresas lo que hacen es medir las 3 o 4 cosas más imprescindibles, hacen la prueba con un conjunto que tenga un razonable valor estadístico y empiezan a escalar.
La nueva forma de negocio inteligente es explotar nuestro negocio al máximo, aunque sé que en algún momento me va a caer, y en paralelo desarrollar unas unidades que tienen que explorar nuevas vías para encontrar nuevos productos.
En resumen, la mayor parte de los sectores tienen la posibilidad de generar plataformas para ser capaces de gestionar un ecosistema que aporte nuevo valor sobre la base de su negocio de partida y tener en cuenta cada vez más las emociones.
Para Emma, en este nuevo ecosistema, sorprendentemente, las emociones están aflorando muchísimo más que nunca. La gente comparte las emociones de una manera más transparente, y hoy se mueve más por emociones que a veces hasta por datos, a pesar de que los datos son los que gobiernan. Esto es algo que las marcas van a tener que saber trabajar.

Al final, LA DIFERENCIA VA A SER COMO TRATES A LA PERSONA Y QUE TIPO DE EMOCIÓN SEAS CAPAZ DE ESTABLECER, concluyó.

Hacemos la vida más fácil

 

Hacemos la vida más fácil. Así es.

Dar respuesta a las necesidades del día a día de cualquier persona y por consiguiente, facilitarte la vida,  es a lo que desde hace hace más de 20 años se lleva dedicando Alares.Así lo ha puesto de relieve  Javier Benavente  durante la entrevista realizada en Talenta Mundi. Un programa distendido y cercano, donde  ha podido explicar como Alares cumple su objetivo inicial y con el que llega a más de 5 millones de personas, porque empresas clientes de Alares se lo ofrecen. Esto es, bien por la pata de recursos humanos, a sus empleados y sus familias, quienes pueden conciliar su vida personal, laboral y familiar, o bien por la pata de marketing, a sus clientes y familias de estos, consiguiendo retener y fidelizar a los mismos gracias a servicios que cuentan con un alto valor añadido.

Con esto, Alares consigue que las personas disfruten de servicios que las empresas pagan en su nombre, y que estás amortizan desde el minuto uno.

Se trata de servicios de alto valor emocional y que cuidan de las personas, de sus familias y de sus cosas.Para acabar de cerrar el círculo de ese impacto social positivo, la gestión que hay por detrás de esos servicios se lleva a cabo desde nuestro centro especial de empleo propio, Alares Social, integrado por un 90 % de personas con discapacidad, y que dan respuesta con unos niveles altísimos de calidad.

Con esto, tenemos un impacto social doble

Proporcionamos servicios a las personas que si los tuvieran que pagar ellos a nivel individual no podrían

Incorporamos a personas con discapacidad en el mercado laboral.

Todo esto, Alares lo hace  con el apoyo de las dos Fundaciones quienes, por parte de Fundación Alares, nos dan todo su expertise y conocimiento con colectivos en riesgo de exclusión social, ya sean jóvenes sin formación, personas con discapacidad, mayores… y, por parte de Fundación Diversidad, contamos con más de 800 firmantes del Charter de la Diversidad, y ayudamos a las empresas a gestionar la diversidad como fuente de riqueza empresarial.

Desde Fundación Alares reconocemos la labor de las empresas que trabajan por mejorar la sociedad con la cita más importante del año, una gala de entrega de premios que reconoce la labor que hacen empresas, instituciones, universidades, medios de comunicación… en esta línea, y que celebran este año ya su undécima edición. Además, este año entregaremos los terceros reconocimientos en Gestión de Diversidad de la mano de Fundación Diversidad.

Servicios a la persona, el principal caladero de empleo permanece aún sumergido

¿Cuántas personas recurren al servicio de alguien para que cuide de los niños, o de su anciano padre? ¿Cuántas han echado mano de un profesor particular para que dé clase de inglés a sus hijos? Sin duda, una inmensa mayoría. Pero… ¿cuántas veces la contratación de este servicio se ha realizado de forma legal? A tenor de los datos que maneja la Asociación Española de Servicios a la Persona – AESP , muchas menos de las debidas. Este sector, que incluye un sinfín de trabajos, mantiene en la economía sumergida a más de un millón y medio de hombres y mujeres. Reflotarlos a la superficie es una asignatura pendiente. Pero el los sucesivos Gobiernos demoran el rescate, pese a que se trata de un sector con enorme capacidad para generar empleo.

El rápido envejecimiento de la población y la progresiva incorporación de la mujer al mercado de trabajo acercan un escenario en el que la sociedad demandará aún más estos servicios a las personas. Su regulación es una prioridad, asegura la AESP, que solo ve ventajas en ello: afloramiento gradual de la economía sumergida, donde ahora permanecen un millón de personas sin derechos y poco cualificadas; emergería un yacimiento de empleo, no deslocalizable y sostenible en el tiempo al aumentar la demanda de este tipo de servicios. Además, el rescate de esta actividad daría paso al desarrollo de un sector empresarial, tanto rural como urbano, muy intensivo también en la generación de puestos de trabajo.

Se podrían crear en España un millón de empleos en 2018 si se regula el sector de servicios a la persona.
Habría más seguridad para quienes solicitan estos servicios y los prestan. ¿Se imaginan que una trabajadora sumergida se caiga por las escaleras mientras limpia el hogar? Pagar la correspondiente indemnización arruinaría el patrimonio del empleador para toda la vida. Y también más calidad, con profesionales formados. Pero para regularizar esta situación, «hay que conseguir que el coste de los servicios en la economía oficial sea similar a lo que ahora pueden costar en la economía sumergida», comenta Javier Benavente, presidente de AESP. «Esto significa que la parte que cobra el Estado de esos salarios, Seguridad Social por ejemplo, sea más reducida para que los particulares lo puedan pagar». No se olvide que el motivo por el que muchos recurren a la economía sumergida es porque no tienen capacidad para pagar en la economía oficial.

IVA «cero o super reducido»

Si se contrata a través de una empresa, Benavente reclama un IVA cero o super reducido, ya que «es un sobrecoste que el particular no se puede deducir». De hecho, la UE permite, para salir de la economía sumergida, que ese IVA sea cero o super reducido. «Pedimos que en España se aplique esta normativa europea».

Hay otra demanda prioritaria: Incentivos fiscales. «Si usted contrata un servicio, debe tener una deducción en la Declaración de la Renta, con lo cual a la familia le interesa hacerlo en la economía oficial». Y la desgravación se hace más necesaria, si cabe, en el caso de los autónomos, recuerda el presidente de la mencionada asociación. «Ese gasto para coger a alguien porque el niño se ha puesto enfermo y tienes que ir a trabajar debe ser deducible. Es un gasto necesario para poder tener un ingreso. Pero ahora no es así. ¿Qué pasa, ¿no tengo hijos? O ¿dejo solo a mi padre anciano durante horas?», plantea Benavente.
Es cierto, con todo, que hay quien se siente más cómodo si es invisible. Por ejemplo, «gente que está cobrando el paro, o la pensión mínima de 400 euros, mientras realiza trabajos en la economía sumergida. Y claro, si se da de alta oficialmente, dejaría de cobrar». Pero el paro se acaba y, en cambio, con un empleo regulado disfrutaría de Seguridad Social. El Estado también saldría beneficiado porque dejaría de pagar esa parte de desempleo o de pensiones mínimas que ahora salen de las arcas públicas de forma fraudulenta.

En 2016 había 426.765 trabajadoras dadas de altas en el sistema especial de empleadas de hogar, pero ni este, ni los anteriores gobiernos, se deciden a hincar el diente a esta economía sumergida. El Real Decreto 1620/2011 aplica solo parcialmente una Directiva europea, ya que solo regula la relación laboral de las empleadas de hogar. No obstante, y con sus «pegas», sirve como referencia porque desde su entrada en vigor, y gracias a las cotizaciones especiales para los empleadores, ha crecido el número de altas en la seguridad social de estas trabajadoras.

Los servicios a la persona no incluyen aquellos prestados por el sector público derivados de la aplicación de la Ley de Dependencia ni los Servicios Sociales.

Impacto en la economía

Benavente está convencido de que con una regulación «surgirían un montón de empresas grandes, medianas, pequeñas; autoempleadedores… Se convertiría en una gran industria, dentro de una gran economía oficial». Según un estudio encargado por la AESP, se podrían crear más de un millón de empleos en 2018. Y otro millón de auto empleo si se aplican medidas favorables a los autónomos. A todo ello habría que sumar empleos indirectos derivados de la incorporación al mercado laboral de muchas mujeres que aún no se deciden porque no quieren recurrir a la economía sumergida o porque hacerlo de forma legal con la actual normativa le resultaría muy costoso contratar a alguien.
Francia es en este caso un referente para Europa, ya que ha aplicado algunas de las demandas de la AESP a través de la conocida como Ley Borloo. El pasado 7 de febrero, Jean Francois Lebrun, asesor cualificado del Ministerio de Finanzas galo, estuvo en Madrid, y expuso la conclusión de esta política llevada a cabo por París: el balance para las arcas de la Administración entre el gasto público que se ha invertido en servicios a la persona y el efecto retorno resulta equilibrado, con una ligera ganancia de 70 millones de euros, gracias al impacto positivo de los empleos que existen en el sector.

En el vecino país, el 50% de los gastos destinados a los servicios a la persona para poder ir a trabajar es deducible. Aquella persona a la que la Declaración de la Renta le sale negativa porque tiene pocos ingresos simplemente no la tiene que hacer, se beneficia de un crédito de impuestos del 50%. «Esto es trasladable a España», asegura rotundo Benavente. Según el estudio Olivier Wyman, desde la entrada en vigor, en 2005, de las medidas aplicadas en el vecino país sobre servicios a la persona, el número de usuarios ha crecido un 54%.

Un buen principio con un mal destino
Para Javier Benavente, hay un motivo más para regular el sector de servicios a la persona. Recuerda que el dinero que el Gobierno destina a personas beneficiadas por la Ley de Dependencia se desvía hacia la economía sumergida. Asegura que al hacerse la Ley, la previsión era que se iba a autofinanciar con las cotizaciones de los nuevos empleos que se crearían en este ámbito. ¿Qué ha pasado? Que parte de ese dinero se va a la economía sumergida, porque la gente echa mano de un vecino, o de un familiar, al que no se le da de alta. O se lo gastan en pagarle la hipoteca a su hija… «Y nosotros decimos a esto que no, que contrate en la economía oficial –afirma el presidente de AESP–, porque ese dinero se le da para esto. Y a través de empresas dedicadas a eso y controladas». Y ahí el Estado tendría un ahorro de un 20 o 25%.

Reportaje publicado en ABC y escrito por Javier Pagola.